“Tendría que haber un impuesto permanente y progresivo a la riqueza”

Así lo afirmó Alejandro Bodart, primer precandidato a diputado nacional por la Provincia en la lista del MST que competirá dentro de la interna del Frente de Izquierda-Unidad. En diálogo con Pulso Noticias, se refirió a los principales temas que planea poner en agenda para pensar el escenario post-pandemia

El dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Alejandro Bodart, dialogó con Pulso Noticias sobre su precandidatura a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires, encabezando una de las dos listas internas que competirá en las elecciones primarias dentro del Frente de Izquierda y los Trabajadores- Unidad (FIT-U).

En ese marco, se refirió a los motivos por los cuales se desarrolla una elección interna dentro del FIT-U; a las razones por las cuáles es importante que la izquierda ocupe espacios en el ámbito legislativo; y a los principales temas que piensa poner en agenda para planificar el escenario post-pandemia.

– Pulso Noticias (P.N.): ¿Por qué decidieron ir a elecciones internas dentro del Frente de Izquierda-Unidad en la Provincia?

– Alejandro Bodart (A.B.): Nosotros intentamos llegar a conformar una lista común pero no hubo acuerdo. Creemos igual que no hay que dramatizar el tema de las internas, porque hemos presentado el Frente de Izquierda en 23 provincias, nos falta Corrientes nomás. Por lo tanto, en noviembre vamos a estar juntos.

De todas formas, hay un debate importante al interior del Frente, que tiene que ver con qué estrategia tener para hacerlo grande incorporando no sólo a las otras expresiones, aunque sean menores y se han quedado afuera, sino también a la izquierda social, que es mucha.

Hay mucha gente que no se siente identificada con los partidos pero sí con el proyecto, se considera de izquierda. Creemos que hay que discutir eso, porque tenemos elementos de cierto personalismo, cierto sectarismo, algunas cosas un poco dogmáticas que muchas veces alejan. Incluso algunas concepciones: si vos creés que siempre tienen que encabezar los mismos ¿cómo va a entrar nueva gente al Frente? Le das argumentos a gente que puede ser un poquito sectaria. Hay que facilitar, hay que traerlos para acá. La izquierda tiene que ser distinta en todo a los partidos del régimen.

Nosotros hemos planteado otras cosas también: dos mandatos y luego volver a la actividad anterior que tenías. Eso es importante para mostrar una señal a la clase obrera, a los luchadores, de que somos completamente distintos. Lo somos en la realidad, porque ganamos como una docente todos, pero las formas muchas veces son importantes, de cara a que la gente vea que este es un proyecto distinto.

Vemos que hay una oportunidad enorme para la izquierda, pero tenemos que ver cómo hacemos para que vengan los desengañados con el Frente de Todos, que muchas veces nos ven testimoniales y se enganchan en esto de “bueno quedate acá que es más grande, para que no gane el otro”. Nosotros creemos que es muy importante que modernicemos la izquierda, que evolucione, y que se postule para gobernar.

P.N.: – ¿Por qué es importante que la izquierda esté en los ámbitos legislativos?

A.B.: Es muy importante fortalecer a la izquierda en la Cámara de Diputados, en los Concejos Deliberantes, en las Legislaturas provinciales porque si no, hay temas que nunca se tocarían en esos ámbitos, que nunca llegarían. Además, para llevar la voz de los que no tienen voz adentro de esos ámbitos legislativos.

Por ejemplo, nosotros en la pandemia llevamos un proyecto para declarar de utilidad pública el laboratorio de Sigman, que hubiera permitido que no se muriera la cantidad de gente que se murió. Porque si nos hubieran hecho caso a nosotros, cerrado las fronteras, con las cien millones de vacunas que se fueron a Estados Unidos podríamos haber vacunado mucho antes con dos dosis a la gente y no tendríamos más de cien mil muertos. Para eso es útil la izquierda, si no nunca lo íbamos a discutir.

Cuando se discutió el proyecto del aporte solidario, nosotros discutimos mucho qué hacer. Porque estamos de acuerdo que los ricos pongan. Pero pusimos en debate otro proyecto, que nos parece importante incluso para el hoy: el tema de que tendría que haber un impuesto permanente y progresivo a la riqueza. Son debates como el tema de la deuda, que nunca se discutirían en esos ámbitos.

– P.N.: ¿Cuáles son los temas que te parecen prioritarios abordar a la hora de pensar el escenario de la post-pandemia?

– A.B.: Hay un primer punto que es la juventud. Si bien estuvo el gobierno de (María Eugenia) Vidal, que podemos decir que como todo el macrismo profundizó todos los problemas, también hay una continuidad: a la Provincia la viene gobernando el peronismo desde que cayó la dictadura para acá. Y han llevado a una situación desesperante. Hay 7 de cada 10 jóvenes que son pobres, pero están más cerca de la marginalidad que de la pobreza. Nosotros queremos discutir cómo hacemos un shock para sacar a la juventud de esta situación. Los jóvenes hoy no tienen futuro. Es falso lo que dicen de los grandes medios de que la juventud se está por ir afuera. La juventud no puede salir a la esquina de su casa, no pueden irse de la casa de sus viejos, aunque hagan familia, porque no tienen cómo alquilar. La juventud no tiene trabajo estable porque sólo consigue changas precarizadas.

Nosotros creemos que no hay que pagar la deuda (externa) para que esos fondos vallan ahí en primer lugar. No es lo único, pero en primer lugar. El impuesto progresivo a la riqueza tiene que ir ahí, a un plan de obras públicas que dé un primer empleo estable a la juventud, para que pueda rehacer su vida, tener un futuro. Eso es lo primero.

Después queremos que haya una jubilación digna para nuestros viejos, queremos que nadie gane por debajo de la canasta familiar, para poder vivir dignamente, planes de vivienda para que la gente pueda acceder a una casa, para que la gente tenga futuro. Esas cosas queremos.

Nosotros nos reconocemos en la clase trabajadora y defendemos los intereses de nuestra clase, junto con defender otras causas. Yo he estado en Mar del Plata porque ahí están concesionando el mar argentino a dos empresas que van a destruir todo, porque el método extractivo del petróleo revienta la fauna, no deja nada en pie. Doscientos mil kilómetros cuadrados los concesionó el gobierno de (Mauricio) Macri, pero el gobierno de Alberto (Fernández) concesionó cien mil más con el aval del (Axel) Kicillof. Hay una continuidad. Además, ¿por qué pagamos más de 4 mil millones de dólares en concepto de flete de barcos para exportar cuando tenemos un Astillero vacío que podría exportar? Todos hablan, hablan, pero no se hacen barcos para tener independencia. O sea, hay una continuidad tremenda entre el gobierno anterior y este gobierno.

Comentarios

- Advertisement -